• Sara Carmona

Come SANO para estar FUERTE

¡Buenos días! ¿Qué tal estáis llevando la semana? Espero que no estéis sufriendo mucho el temporal…


En el post de hoy os voy a dar algunos consejos GENERALES sobre la importancia de una buena alimentación en el deporte.




Un buen entrenamiento ha de ir siempre de la mano de una buena planificación nutricional, para poder RENDIR y además para poder RECUPERAR antes. Por lo tanto, para alcanzar tus metas, la alimentación juega un papel fundamental en tu día a día.


Algunos de los objetivos que persiguen los deportistas cuando entrenan son:

- Alcanzar mayor rendimiento.

- Mejorar sus marcas.

- Ganar masa muscular.

- Reponerse tras el esfuerzo.

- Tener más energía.

- Perder peso (grasa).

- Sentirse bien.


Lograr todos estos objetivos puede hacerse cuesta arriba y muy complejo, pero será más viable si te lo propones y si planificas bien las tareas, de esta manera puede llegar a ser muy sencillo.

Con lo cual, mi primer consejo es que acudáis a un nutricionista. Cada persona es un mundo y por lo tanto cada uno de nosotros necesitamos nutrientes diferentes, ya sea bien por el deporte que practiquemos, por nuestro trabajo, por las calorías que consumimos al día, por ser intolerantes a algún alimento, etc… son muchas las razones por las cuales cada uno de nosotros necesitamos una DIETA PERSONALIZADA para poder cubrir todas nuestras necesidades.



La alimentación en el deporte debe adecuarse al esfuerzo y a las condiciones específicas de cada tipo de deporte y además debe contribuir a la mejora de las prestaciones deportivas. No será lo mismo si entrenas carreras de 10km que si practicas esquí de fondo en la montaña.


Dependiendo del deporte que hagas, el gasto energético será diferente y éste variará según la intensidad, la duración, el clima, el tipo de entrenamiento y la dieta previa al ejercicio. De ahí que insista que CADA UNO tengamos que llevar nuestra propia dieta y adecuarla a nuestras necesidades.




Existen necesidades basales que según el sexo, superficie corporal, edad, etc… será mayor o menor (aprox. para poner datos entre 1500-1900kcal/día) y si además juntamos que cada uno de nosotros presenta unas necesidades para realizar un trabajo o un ejercicio físico específico, puede variar a más de 2000kcal/día, cosa que un deportista puede llegar a las 4500kcal/día. Además, piensa que con el frío gastamos más calorías y por ello el aporte energético de los alimentos debe ser mayor. Así que una vez más, es importante que vuestro nutricionista haga el cálculo específico de vuestro gasto para poder cubrir a la perfección vuestra necesidad calórica.


Lo más importante en la alimentación de un deportista es que la dieta sea SUFICIENTE, EQUILIBRADA y SANA. Cumpliendo estas tres premisas, la alimentación va a permitir un rendimiento óptimo. Por lo tanto tenemos que cuidar los hidratos, los lípidos, la proteína, las vitaminas, los minerales y la hidratación.

Todo suma y todo se necesita, así que a comer sano para estar fuertes.



Abrigaos bien y ¡ARRIBAAA!