• Sara Carmona

¿Qué debemos saber sobre los ejercicios de fuerza?

¡Buenas!

Cada vez son más personas las que deciden incluir actividad física en su día a día. ¿Suena bien, no? Pues la verdad es que sí, pero a la vez preocupa ver que POR MODAS se incluyen en las rutinas ciertos ejercicios IGUAL PARA TODOS.


A veces nos dedicamos a hacer trabajo de fuerza sin saber muy bien cuál es su finalidad, sin saber si realmente me van a hacer bien para el tipo de entrenamiento que quiero y/o necesito, o simplemente sin saber lo que estamos trabajando y por lo tanto, lo que queremos mejorar.



Hoy daré algo más de información, que creo que os será muy útil para entender el trabajo de musculación, saber cuándo utilizar cada uno según el objetivo a conseguir. Recordad que la fuerza no solamente se trabaja para ganar masa muscular, sino también para mantener el cuerpo, además de prevenir lesiones. Así que es muy IMPORTANTE saber qué ejercicios me vienen bien para mi objetivo, pero sobretodo, y creo que lo más importante, PARA MI CUERPO.


∞ Mejorar nuestra condición física y estado de salud, SÍ.

Evitar actividades que impliquen riesgo para nosotros, SÍ. ∞


Los EJERCICIOS DE MUSCULACIÓN se caracterizan por su especificidad, es decir, por su acción de estímulo localizada sobre el músculo que ejercitamos en un movimiento dado. En función de si estimulamos uno o más músculos, podemos distinguir dos grandes grupos de ejercicios de musculación:

1- Ejercicios GLOBALES o básicos que son aquellos que:

  • Actúan varios músculos a la vez.

  • Movilizan varias articulaciones.

  • Las articulaciones están protegidas mecánicamente.

  • Pueden moverse grandes cargas.

  • La trayectoria del movimiento es lineal y limitada.

  • Provocan fatiga general.

  • Son básicamente movimientos de fuerza.

  • Mejoran la coordinación intermuscular.


2- O bien, ejercicios ANALÍTICOS:

  • Afectan únicamente a un músculo.

  • Son monoarticulares, es decir, implican una sola articulación.

  • La situación de la articulación es de debilidad.

  • Se utilizan cargas moderadas.

  • La trayectoria normalmente es curvilínea y de recorrido amplio.

  • Provocan fatiga local.

  • Mejoran la coordinación intramuscular.


El levantamiento de peso puede facilitarnos ciertas tareas cotidianas como transportar las bolsas de la compra. Por eso no es necesario intentar levantar el máximo peso posible, sino facilitar el día a día y prescindir de ayudas externas a medida que se envejece.



Los ejercicios funcionales están empezando a cobrar protagonismo y su OBJETIVO es mejorar la fuerza en las tareas cotidianas. Al cumplir 70 años se suele tener un 25% menos de masa muscular que a los 30 años y quienes llegan a los 90, hasta el 50%. Conservar la máxima cantidad de músculo es un objetivo de SALUD y no estético.


La MOTIVACIÓN es muy importante, es obvio, si estoy motivada entrenaré mucho mejor. Hay que entrenar duro, pero con cabeza.



Siempre es recomendable realizar ejercicios de fuerza bajo la supervisión de un profesional que te guía y te programa un entrenamiento según tus metas y que te ayuda a ejecutar la técnica de forma correcta y llegar a tu objetivo sin lesiones.


“Tu fuerza está en la fuerza de tus deseos”.

¡ARRIBAAA!