Buscar
  • Sara Carmona

¡QUÉ PEREZA!

Pues sí, aunque muchos no os lo creáis, yo también soy humana, y hay muchos días (sobretodo ahora que llega el invierno con sus días más cortos, fríos y grises) que no me apetece salir a correr, ir a nadar o al gym, ¡la PEREZA! Esa que te impide trabajar a tu máximo potencial y te deja estancada en tu zona de confort. Es el ENEMIGO SILENCIOSO del éxito que todos sufrimos de vez en cuando.



El éxito es el resultado de pequeñas tareas hechas a lo largo del tiempo, por lo tanto, aprender a cómo vencer la pereza se encuentra en darle la importancia que se merece a dichas pequeñas rutinas. Así que todo depende de ti, de tu actitud, motivación y de si estás o no conforme con tu estado de forma respecto a tus objetivos.


Sí, como ya he reconocido al principio del post, he tenido pereza muchas veces. Pero cada vez son menos, porque soy consciente de los BENEFICIOS que me aporta el deporte y los OBJETIVOS que tengo en mente me motivan.



A continuación os explicaré unos trucos sencillos para vencer la pereza:

1- Sé organizad@: Nunca dejes para el final tu entrenamiento. Organízate para que eso no ocurra y dale la importancia que se merece.


2- Modifica el entrenamiento que toque ese día: Si la cabeza no tira, nada funcionará y de nada servirá forzar. Así que si ese día tocaban por ejemplo series, que requieren de más esfuerzo, cámbialas por algo que te apetezca más. Tu cuerpo agradecerá haber estado activo y mentalmente te ayudará saber que aunque no era lo que tocaba, has cumplido de otra forma.


3- Comparte tu entrenamiento: Compartida, la vida es más, jajaja. Siempre me ha gustado esta frase. Pues sí, salir a entrenar con un amig@ en esos días de bajón te ayudará al tu tener el compromiso de asistir a la cita, y seguramente os estéis haciendo un favor mútuo siendo así más ameno el entrenamiento.


4- Prepara la noche antes todo lo que necesites para salir a entrenar por la mañana: Facilítate el trabajo por la noche cuando estás despierta y así por la mañana no tendrás que estar pensando en qué ponerte o si te dejas algo.


5- Piensa en todo lo que has logrado: Llegar a donde te encuentras ahora mismo no ha sido tarea fácil, no tires todo tu esfuerzo por la borda y lucha para llegar a esa tan deseada META.



En fin, que si lo piensas bien, el hecho de haber terminado un entrenamiento, ya sea dentro o fuera de casa, siempre nos dará una satisfacción y nos hará sentir más fuertes y con más vitalidad.


NO DEJES QUE LA PEREZA TE VENZA y como siempre digo, y nunca mejor dicho…

¡ARRIBAAA!