Buscar
  • Sara Carmona

Siempre existe una PRIMERA VEZ

Este RETO ha sido, el de las PRIMERAS VECES



Por primera vez me enfrentaba a 3 etapas seguidas de #running con muchos km por delante y en un terreno totalmente diferente al habitual. Toda una incógnita y una incertidumbre que se resumía en mucho miedo e inseguridad por si iba a terminar, por si lo iba a disfrutar… el no tener el control de nada, me creó un poco de ansiedad.


Suerte que fui acompañada, 3 chicas más se unieron a este reto, Sira, Laura y Miriam. Tres compañeras GENIALES, que me ayudaron y fueron la clave para poder conseguir este reto. Lamentablemente Miriam, después de sufrir un accidente no pudo venir al desierto, pero todas la tuvimos muy presente en cada una de las etapas.




Pues aquí mi experiencia, etapa por etapa os voy a ir resumiendo como fue y también os voy a ir contando otras cositas que fueron pasando en este magnífico viaje, porque sí, fue más que una carrera, fue un VIAJE DEPORTIVO y VIVENCIAL.


Así que vamos a ello:

PRIMERA ETAPA 10 de octubre

Salí con muchos nervios, no sabía dónde me había metido. Al no prepararla estaba insegura (cosa con la que no estoy orgullosa), por el poco tiempo y otros compromisos, no fue posible.


Así que tocaba apechugar de lo lindo. Etapa de 15km, a priori poca distancia, pero nos esperaban unos buenos trozos de dunas. Para mí la más dura, mentalmente no estaba bien y eso hizo que la carrera fuera toda una pesadilla.



La mejor parte, tenerlas a ellas, Laura y Sira, que me han estado animando en todo momento.

Ellas, INCREÍBLES, primera etapa a la saca y consiguiendo el OBJETIVO. Así que como trainer, muy orgullosa.



Conforme fuimos llegando nos dirigimos a la habitación para cambiarnos y rápidamente irnos a la piscina del hotel a refrescarnos y soltar un poco las piernas ya que por la tarde nos tocaba trasladarnos a otro hotel e irnos de excursión.


SEGUNDA ETAPA 11 de octubre

Ya más tranquila, pero con miedo a la distancia, tocan hacer 21km. Mi cuerpo no está acostumbrado y no sabía cómo iba a responder. Y además me salieron ampollas por el roce de la zapatilla de la etapa anterior por toda la arena que me entró (un clásico en este tipo de pruebas). Me lo curaron y sin problemas pude seguir corriendo.


Decido marcarme pequeños objetivos, pero en el km 8 me da un pequeño bajón. En esta etapa iba bastante acompañada y eso lo agradecí un montón, así que miré a mis compis y seguí detrás de ellos hasta un par de km más que empiezo de nuevo a desinflarme (todo de cabeza).




Me quedo sola, pero al poco tiempo me pillan dos chicos más, un mejicano y otro de Madrid. Decido cambiar ritmo e ir con ellos para que los kilómetros fueran más amenos y ¡así fue! vaya salvación, empiezo a disfrutar... pero en el km 16-17 vuelve otro bajón.

Continuó igualmente sin parar, llego al km 18, el gel de Finisher empieza hacer efecto, miro el reloj y me digo: esta es mi distancia, ARRIBAAAA


Sin darme cuenta cambié de ritmo y cada vez más rápido, sabía que solamente me quedaban 3km y para mí eso era la última parte de un acuatlón. Qué alegría, vaya subidón, no me podía creer que mi cuerpo respondiera de esa manera y es que iba a completar MI PRIMERA MEDIA MARATÓN




Ellas, que decir, siguen y siguen y siguen. Mantienen mismo objetivo y lo PETAN.


Una vez estamos todas en meta, nos dirigimos a la habitación, rápido a la ducha, cambiarse e ir a comer ya que en poco tiempo nos teníamos que volver a ir para hacer la CRONOESCALADA, ¡SÍ! Después de hacer una media maratón, tenían otro regalito para nosotros. Fuimos en 4x4.



La verdad que el cansancio hacía mella, pero no pudimos resistirnos e hicimos la cronoescalada, vaya salvajada, jajaja Teníamos que escalar una duna lo más rápido posible, si supierais lo empinada que estaba… eso sí, las vistas eran ESPECTACULARES. Así que otra experiencia más y otro momento único que pudimos vivir junto a los demás participantes de la desert run.




Vuelta al hotel y si estaba cansada imaginaros ahora, con más dolores, pero CON UNA LA SONRISA SIEMPRE.




TERCERA ETAPA 12 de octubre

Llega la etapa más larga, 26km. En mi cabeza, de nuevo una media maratón y un 5k, mi distancia. Nos tocaba salir desde el medio del desierto.




DECIDO PERDONARME y me doy un cachete en la cara, los nervios y mis medios venían por la PRESIÓN y la EXIGENCIA que siempre me pongo, por pensar y decirme que pese a no estar preparada y entrenarme para este reto, tenía que estar ahí y por querer DESMOSTRAR... y ¿Por qué? ¿Por qué nos machacamos tanto? ¿Por qué siempre queremos estar a tope? ¿Por qué nos da miedo no conseguir un resultado que encima ni te mereces?... Son muchas las cuestiones que me planteé y decidí pararlo ya, era la última etapa y merecía DISFRUTAR.




AHORA SI QUE ERA YO, decidí llevar conmigo la GoPro para poderos mostrar más adelante la experiencia, cada zancada la dediqué a Miriam y a todas aquellas personas que, por enfermedades, accidentes o diferentes circunstancias no puede correr u hacer deporte.


Disfruté de cada SUPPORTER, sus aplausos, sus miradas, sus gritos de ánimo (cosa que en las otras etapas ni me fijaba), me paré en cada avituallamiento, con una sonrisa de oreja a oreja, ilusionada y con ganas de COMPARTIR PALABRAS con todos los que nos ofrecían agua y su ayuda.



Buaaaa INCREÍBLE, comparto km con diferentes corredores, HABLO con ellos, sin miedo a tener flato, sin miedo a perder ritmo, al revés, GRACIAS a todo esto iban pasando los km y cada vez me sentía más fuerte, con más energía, ¡MÁS FELIZ! ¡SÍ! FELIZ, SEÑOR@S HE DISFRUTADO haciendo mi carrera más larga hasta hoy, fue la que hice más rápido y no solo eso, fue la que hice con el CORAZÓN.




Ellas, CONSIGUEN SU RETO, ¡JODER! Que bien lo habéis hecho Sira y Laura, les dije.





CUARTA ETAPA todos los días del viaje

Y es que este tipo de competiciones son más que una carrera deportiva, son pruebas de VIVENCIAS, de EXPERIENCIAS, de CONECTAR con la ciudad, el país, la cultura, la gente de allí y muy IMPORTANTE, las amistades que te llevas.





Son eventos que dejan huella, que te hacen pensar, reflexionar y SENTIR el #deporte de otra manera.


El DESIERTO tiene algo especial, es MÁGICO





GRACIAS una vez más a todos los que estuvisteis animando en todo momento, confiasteis en mí y en el resto del equipo. Gracias a la Desert Run por su cariño y a las marcas que me apoyan para poder disfrutar aún más de cada experiencia (Polar, Finisher, Nike y Ergodinámica).


Y ahora solo es falta, ver y SENTIR esta experiencia aún más de cerca, ¿PREPARADOS? Dale al play y ARRIBAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA